Corte y corrupción

<p style="text-align: justify;">España es un tratado de costura. Todos los días, aguja e hilo en mano, muchos españoles tejemos la trama del tejido que da la consistencia a nuestra piel de toro. Queremos ser paño del bueno, del que los vendedores no paran de hacer demostraciones de su resistencia al cliente. En nuestra memoria colectiva tenemos muy presentes las clases de corte y confección de cuatro a seis de la tarde. Siempre se pensó que quien tenía en casa a una costurera tenía un tesoro.</p>

Seguir leyendo

© Joseantoniotrujillo.com   Diseñado por: Avances | Comunicación Visual