Málaga y el OMERG (Observatorio Malagueño de la Ensaladilla Rusa y el Gazpachuelo)

<p> M&aacute;laga es papa y bayoneza por descubrir. El gazpachuelo es cante y la ensaladilla rusa baile. El arte en el plato se dibuja con nuestro &nbsp;aceite y se acompa&ntilde;a de una cerveza que le hace las palmas con comp&aacute;s.</p> <p> No pod&iacute;a ser en otra ciudad, s&oacute;lo en &nbsp;la que presume de un agosto de doce meses , donde podia nacer el Observatorio Malague&ntilde;o de la Ensaladilla Rusa y el Gazpachuelo (OMERG) de la mano de Andr&eacute;s Torres (Andr&eacute;s Lasa para los amigos), y la inestimable ayuda de Paco Mu&ntilde;oz, propietario del Restaurante &nbsp;L&#39;experience, sede oficial de este grupo. Con aspiraciones de ser 10.000, no los hijos de San Luis, sino los miembros de tan selecto grupo de Facebook, dia a d&iacute;a se ejerce la cr&iacute;tica honesta y jocosa del manjar blanco de esta tierra.</p> <p> La patata y la mayonesa de nuestro aceite nos recuerdan que los pobres podemos tambi&eacute;n comer como reyes cuando se visten de gazpachuelo y ensaladilla rusa.</p> <p> El secreto de esta ciudad repleta de turistas en chanclas y camareros con camisa negra, est&aacute; en la textura de la patata y el sabor de la mayonesa, que pudiendo ser salsa, quiere ser s&oacute;lo bayoneza.</p> <p> Larga vida a la rima de la patata y la mayonesa, que han obrado el milagro de hacer endecas&iacute;labos en los platos y amigos en las redes.</p> <p> &nbsp;</p>

© Joseantoniotrujillo.com   Diseñado por: Avances | Comunicación Visual